top of page

RECONSTRUYENDOTE


Post del 19 de Sep 2021


Recientemente varios amigos, conocidos, clientes, han estado pasando por un proceso de lesión y recuperación, escribo esto para ellos principalmente y también para quien este en un proceso similar y pueda ser de alguna ayuda.


Nadie, ni ninguna actividad que realicemos está exento de una lesión sea deportiva o no. El riesgo esta en todos lados y el riesgo de que sea grave puede variar de actividad a actividad, pero sin duda hasta en lugares poco pensados como en la regadera podemos tener una lesión grave.


Una lesión que impida el funcionamiento normal del cuerpo siempre es dura, pero aun más dura para quienes les impide realizar la actividad física que disfrutan y que les apasiona, más allá de no poder hacer las cosas comunes de manera normal, lo que más afecta es mantenerse alejado del entrenamiento, del deporte, de esa actividad tan consistente y disfrutada en la vida de la persona lesionada.


Una persona lesionada pasa por muchas situaciones físicas y en especial mentales, surgen un cumulo de emociones a la vez como tristeza, enojo, frustración, ira, irritabilidad y a su vez puede pasar por cambios de hábitos como comer más o menos de lo normal, malos hábitos de sueño, desentendimiento de su motivación

deportiva o incluso de desentendimiento de la razón de ser ya que su vida es ese deporte.


El impacto que llega a suceder, de carácter físico, psicológico, de estado de ánimo, incluso de carácter fisiológico puede ser tan grande que ocasionar una depresión. La mayoría de las personas, en especial sedentarias toman las lesiones como una sentencia permanente, como algo irrecuperable, como una condena al dolor, al miedo, a la inactividad, lo toman como algo que los definiera de por vida y que los obligará a modificar sus actividades comunes y deportivas.


Pero aquí es donde debemos de pensar cada lesión como un PROCESO DE RECONSTRUCCIÓN PERSONAL pasando primero desde el tema mental para después llevarlo al tema físico y a la recuperación de las funciones normales de la zona lesionada y para luego completar la readaptación y vuelta a la práctica deportiva.


He tenido múltiples lesiones en toda mi vida deportiva (luego les hago una lista), me he repuesto de un diagnóstico de vertebra desplazada que dictaba que jamás volvería a levantar algo pesado del piso, me repuse de 3 cirugías de hombros y de otras tantas y de todas he regresado a hacer lo que hacía antes de ellas, incluso superando marcas previas a las lesiones.

También he trabajado ayudando a algunas personas con lesiones graves a regresar a sus actividades y deportes, y en esta amplia experiencia en lesiones creo que una lesión siempre es aprendizaje y crecimiento, autoconocimiento físico y autoconocimiento mental, es una etapa de buscar, desarrollar y entrenar otras áreas, otras habilidades, otras formas de explorar y explotar cada parte del cuerpo, en especial algo que desconocíamos o desatendíamos.


Somos seres en constante renovación, adaptación, aprendizaje y reaprendizaje, o cuando menos deberíamos de intentar serlo. El cómo se percibe el lesionarse desde lo individual, impactará el resultado de la recuperación. Las lesiones deben encararse como una personalidad de desafío, de reto personal y con mucha paciencia rodeándose de un entorno positivo que crea en ti y en tu recuperación.


Si por el contrario lo abordas con gran miedo, pesimismo, como una desgracia, como una limitación, un pretexto más, sumándole que los entornos familiares y de amigos suelen ser negativos hacia la practica deportiva y recuperación y a veces con diagnósticos alarmistas de los doctores, caerás en un profundo pozo de pensamiento negativo “jamás me voy a recuperar” o en una forma de pensar que el esfuerzo no vale la pena porque no te recuperaras al 100%.


Las lesiones primero hay q sacarlas de la cabeza, para luego ir sacándolas de nuestro cuerpo, debes buscar y encontrar lo positivo que esa lesión te traerá a tu vida, a tu desarrollo psicológico, físico, deportivo incluso a tu salud. Durante tu proceso de reconstrucción evolucionaras por completo deberás trabajar en tu aspecto mental, emocional, incluso intelectual ya que será necesario que comprendas tu lesión, su probable origen, cómo funciona el área lesionada, incluso cuales son los ejercicios más adecuados para fortalecerte y que progresión llevaras. Poco a poco deberás conocer más sobre el tema, no para sustituir a tu fisioterapeuta, doctor y/o entrenador, pero si para tener una mayor comprensión y concepción de lo que estas realizando.


Nadie mejor que tu podrá llevar acabo ese proceso lento y doloroso que es llegar al punto de origen tu nueva etapa de entrenamiento después de la lesión, nadie más que tú te acompañara todo el tiempo, no todo el proceso tendrás la fortuna de tener alguien a tu lado alentándote, enseñándote y corrigiéndote, debes comprender que es lo que debes de hacer para llegar a donde estabas antes y cada sesión debes de FORTALECERTE A TI MISMO en lo mental y en lo físico.


INVOLUCRATE contigo mismo y DEDICATE TIEMPO A TI MISMO para recuperarte, valdrá la pena en el presente y en el futuro.


Tenemos casos asombros de deportistas que han superado múltiples lesiones de gravedad, como el caso de Ronaldo “El FENEOMENO” que después de 4 cirugías de rodilla muchos lo daban por acabado y retirado, el afronto este desafío, se reconstruyo de a poco y regreso a ser campeón mundial.


Para terminar nunca le digas a alguien que ya no debería hacer X o Y o que ya no podrá hacer lo que, hacia antes, que ya no está para eso, que ya no es edad, etc. si es tu amigo, tu estas para apoyarlo y alentarlo a la recuperación completa, para recobrarle confianza y motivarlo para mejorar y no estas para ser una limitante más.


RECONSTRUYETE Y FORTALECETE A TI MISMO

25 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


Publicar: Blog2_Post
bottom of page